Entrar / Registrarse

Crítica de la primera temporada de Luke Cage

Mucho se ha dicho sobre el tono de Luke Cage antes de su estreno, tanto por el creador Cheo Hodari Coker como por el protagonista Mike Colter, por lo que podríamos esperar una serie diferente a lo que nos presentan en los cómics, sin embargo han sabido capturar la esencia del personaje, con una banda sonora prácticamente perfecta y reflejando las desigualdades sociales con la comunidad negra… la serie nos entrega todo eso y mucho más.

Como toda buena historia de orígenes, Luke Cage nos relata la procedencia del personaje, contando detalladamente su trayectoria. Cabe mencionar que la serie difiere en cuanto a la historia de su origen, dejando de lado los conocidos rasgos de Cage y trasladando a la actualidad las historias narradas en los cómics originales, tal y como sucede en Daredevil y Jessica Jones.

Luke Cage

También han sido transformados, de la misma manera, los personajes que le rodean. Levemente parecidos a sus originales en los cómics, Cottonmouth (Mahershala Ali), Shades (Theo Rossi), Mariah Dillard (Alfre Woodard), Misty Knight (Simone Missick), Diamondback (Erik LaRay Harvey), entre tantos otros, son transformados en personas reales, donde cada uno de ellos tiene su motivación y propósito dentro de la trama, su historia de origen, siempre ligada a Harlem.

Luke Cage se beneficia mucho del aspecto visual del barrio, utilizando una iluminación diferente que ayuda en la visibilidad de las escenas de lucha, además de tener una gran música a su favor. Sumergida en hip-hop, las canciones funcionan casi como un hilo conductor para la trama, rescatando la esencia de los 70s y remitiéndose a lo representado en los cómics, además de mantener el lenguaje y la cultura de Harlem sin ser caricaturizada.

Diferente de sus predecesoras, la serie presenta una ambientación y una temática que trata de transformar la idea del superhéroe. Más allá de cuidar de su barrio, Luke necesita cuidar de sí mismo, luchando todo el tiempo para probar que es inocente de múltiples acusaciones. Encima de eso, Luke Cage es un retrato de su tiempo, reflejando muchos aspectos que podemos observar hoy en día en las noticias en norteamérica: brutalidad policial y discriminación racial y social. Según el sistema, Luke es otro matón más que necesita ser eliminado a cualquier precio, independientemente de la investigación.

Al igual que Jessica Jones, la producción aborda numerosas cuestiones que son complicadas de tratar en la actualidad, pero lo hace con gran maestría. Al mismo tiempo que critica el ineficaz sistema policial y el gobierno, reclamando que no sólo los pobres cometen crímenes, muestra soluciones.

Claire Temple y Luke Cage

Luke Cage no defrauda tampoco a los fans y todo está presente, desde las referencias a los Vengadores, muy bien encajadas en buenos diálogos, a los easter eggs de los cómics e incluso con la aparición de Stan Lee en diversos carteles. No falta nada. Talvez sea una de las series más valientes de la colaboración Marvel/Netflix hasta la fecha, no tiene miedo de atreverse, llevando mucha muerte y sangre a la televisión, además de hacer menciones a sus compañeras en múltiples ocasiones, con la participación de Claire Temple (Rosario Dawson), que ya pasó por Daredevil y Jessica Jones en un papel de gran relevancia en las tres, completa la trama a la perfección.

Luke Cage es una gran sorpresa y garantiza un gran héroe para integrarse a los Defensores en breve. Sumamente relevante y actual, la serie es buena no sólo dentro de su propio cosmos, sino también como producción relevante para el tiempo que retrata. Que traigan ya la siguiente. Que venga Iron Fist!

¿Te gustó el artículo? Compártelo en las redes sociales :)