Entrar / Registrarse

Crítica de Star Wars: Episodio VII – El despertar de la fuerza

Diez años después, Star Wars regresó a la gran pantalla y de la mejor manera. El episodio VII, The Force Awakens (El despertar de la fuerza) reventó la taquillas en todo el mundo y también logró ganarse un sitio en el corazón de todos los fans de la saga. El retorno estuvo a la altura y Canal RGZ te lo cuenta todo.

La séptima entrega de la saga más importante de todos los tiempos se mantiene siempre en una buena línea. Aunque el inicio de la película es quizás lo menos entretenido, se compensa con la gran expectativa de los fanáticos delante de la pantalla. Pero tras conocer a los personajes, se desencadena la acción, pone al espectador las emociones a flor de piel y el bote de palomitas no llega a los 10 minutos.

Star Wars: El Despertar de la Fuerza, el episodio VII de la saga

En cuanto a los efectos especiales, fueron totalmente una demostración del gran momento en el que se encuentra el cine estadounidense. Es el punto en el que más se diferencia de las 6 entregas anteriores. Los sables mucho más reales, una sensibilidad mucho más importante e incluso un sonido más auténtico. Las coreografías de las peleas están mucho mejor montadas y son extremadamente dinámicas. Cada planeta visitado estuvo muy bien producido y los alienígenas se ven muy reales. Esto le otorgó una impronta tremenda a la película, esperada por otro lado.

Rey (Daisy Ridley) es la nueva Leia, enamoró a todos y se identificó con todas. La actuación de Daisy impresionó a más de uno y dejó muy contentos al resto. Su personaje lo tiene todo: sensibilidad a la fuerza, amor propio, por el resto y una vida complicada. El paquete completo. La queremos ver convirtiéndose en una gran Jedi.

Nadie confiaba en Finn. El prejuicio sobre John Boyega lo venía dejando mal parado. Pero él solucionó este problema siendo la gran revelación del episodio VII. Su personaje introvertido, gracioso, valiente y altamente poderoso gustó al público. Ahora todos esperan su gran escena romántica con Rey. Tiene potencial de Jedi.

Ver nuevamente juntos a Han Solo y Chewbacca es algo maravilloso, uno de los mejores dúos del cine. Luego Han se une a Leia y, aunque no hay beso (algo que si molestó a los fans), es un cierre casi perfecto.

Quizás el punto más flojo fue el villano. Kylo Ren estuvo a la altura, hasta que se sacó la mascara. Revelar su identidad lo hizo retroceder muchísimos casilleros. El “Nuevo Darth Vader” tiene que aprender que su presencia en el lado oscuro depende mucho de no mostrar su rostro. Pero nosotros creemos que todavía puede dar más. Es un joven Sith que todavía no completó su entrenamiento. Esperemos que en el Episodio VIII demuestre todo su potencial. Además, Adam Driver es un grandísimo actor.

El piloto Poe Dameron fue un personaje interesante para darle una entrada a Finn. Además, rápidamente vemos a alguien que creíamos muerto, vivo. Y eso es genial. Pasando al lado oscuro de la fuerza, queremos ver la presencia del General Snoke y no solo en holograma. Parece ser que será un gran villano y así odiaremos menos a Lord Palpatine.

Star Wars - Episodio VII

Y qué decir de BB-8, no hizo extrañar para nada a R2-D2. Más rápido que su antecesor, igualmente compañero pero más demostrativo. Y cuando ambos finalmente se unieron, fue una caricia. Esperemos verlos a ellos dos junto a C-3PO, en aventuras increíbles.

Podemos describir Star Wars: Episodio VII – El despertar de la fuerza en una palabra: Increíble. George Lucas tiene que estar más orgulloso que nosotros los fans. Será imposible no comerse las uñas esperando el Episodio VIII. El regreso de Star Wars prometía y cumplió con creces.

¿Te gustó el artículo? Compártelo en las redes sociales :)