Entrar / Registrarse

Reseña de la sexta temporada de ‘House’

Con el espectacular final de la quinta temporada todos esperábamos ansiosos el regreso de House, y éste se produjo el pasado 21 de Septiembre con Broken (Roto), un episodio doble que transcurre en el Hospital Psiquiátrico MayField, donde House ingresaba voluntariamente en el último capítulo de la anterior temporada.

Esta nueva etapa de la serie comienza con un grandioso capítulo donde veremos a un House demacrado y sufriendo como nunca para superar su adicción a la Vicodina y terminar con las alucinaciones que padece (recordemos que tenía visiones donde aparecía la fallecida novia de Wilson, Amber). Tras superar el mono cree que todo está listo y desea irse, pero todavía le queda un largo camino por recorrer y muchas cosas que poner en orden en su cabeza.

House

Es increíble la gran calidad del capítulo y más teniendo en cuenta que estamos hablando de la sexta temporada de una serie que ha contado con 22/24 capítulos por temporada, exceptuando la cuarta que tuvo sólo 16 debido a la huelga de guionistas. Estamos hablando de uno de los mejores capítulos de toda la serie, y en él asistimos a la evolución del personaje de House, viéndolo en otro escenario y desde otro punto de vista, nos cuentan lo que sucede en su interior, lo que piensa y lo que siente, y en los posteriores capítulos iremos descubriendo a un House distinto, renovado y mejor (exquisita la interpretación de Hugh Laurie). A todo ello contribuye el Dr. Darryl Nolan (Andre Braugher), ante el que House se muestra vulnerable y del que aprende que debe reconocer su fracaso y superarlo, aunque también debe confiar en él para conseguir superar el bache y lograr su objetivo, abandonar el Hospital y seguir adelante con su vida, algo que con esfuerzo logrará finalmente alcanzar.

Tras esta maravilla de capítulo, la serie continúa con un episodio de transición entre su salida del Hospital Psiquiátrico y su regreso al Princeton-Plainsboro. House regresa a su trabajo para anunciar su renuncia, debido al miedo a volver a tener alucinaciones, pero acabará por comprender que su lugar está salvando gente y seguirá ejerciendo de genio del diagnóstico médico. En los posteriores capítulos ya todo vuelve más o menos a la normalidad, con guiones de menor calidad pero muy correctos, que cuentan con el complicado caso de cada capítulo y nuevas tramas de fondo con los conocidos Chase, Cameron, Foreman y compañía, y donde además iremos notando la nueva personalidad de House.

¿Te gustó el artículo? Compártelo en las redes sociales :)