Entrar / Registrarse

Crítica de Doomsday: El Día del Juicio

Tras ver las últimas películas de Neil Marshall, “Dog Soldiers” (2002) y “The Descent” (2005) tenía esperanzas con este nuevo proyecto del director británico, pero la verdad es que me esperaba más, sobre todo después de ver “The Descent“, de la que por cierto se está preparando una segunda parte, aunque ya no la dirigirá Marshall. El filme es una mezcla entre “28 Días Después“, “2013: Rescate en L.A” y “Mad Max“. Parece que han ido cogiendo la esencia de cada una de las películas y han hecho este mezcladillo.

Doomsday: El Día del Juicio

La película comienza con las autoridades sometiendo a la totalidad del país de Escocia a cuarentena tras conocer la aparición de un virus al que llaman Segador, que causa úlceras, hemorragias, furia, y la muerte. Aquí tenemos la primera referencia / copia, en este caso nos viene a la mente la película “28 Días Después”, donde un virus produce en los infectados un estado de permanente furia asesina, y donde los supervivientes tratan de salvarse.

Tras años de cuarentena, creen que el virus ha desaparecido, pero de repente reaparece en Inglaterra, entonces un grupo de especialistas que lidera Eden Sinclair (Rhona Mitra), es enviado con urgencia a Escocia, donde han visto que todavía hay gente viva y de donde se podría obtener una vacuna para el virus. En este punto me acordé de “2013: Rescate en L.A”, donde sucede un terremoto que convierte a Los Angeles en una isla, a donde son enviados los que no cumplan las leyes actuales, como que no fumen, no beban… La hija del presidente va a parar a la ciudad, junto con un artefacto destructor y “El Serpiente” Plissken es contratado para recuperar el artefacto y rescatar a la joven, y para asegurarse su fidelidad se le inyecta un virus que lo matará en 9 horas si no regresa. Otro de los motivos por los que me recuerda a esta película es por el detalle de que a la protagonista principal Eden Sinclair (Rhona Mitra) le falta un ojo y en su lugar tiene una especie de ojo biónico que funciona como una cámara. En “2013: Rescate en L.A”, Kurt Russell tiene un parche en el ojo.

Continuando con Doomsday, al llegar a la isla descubren un grupo de neopunks caníbales que los capturan e incluso se cocinan a uno de los del grupo que viene a por la vacuna. Y luego llega la hora de la fuga. Primero se van a ver a Kane (Malcolm McDowell), que es el líder del otro grupo de la isla, y que parecen vivir en la época medieval. Este punto no me gustó lo más mínimo, aunque luego vendría lo mejor, el cierre, y lo que me hizo recordar a “Mad Max”. Se trata de la huída de los supervivientes del grupo liderado por Eden Sinclair, que se montan en un coche para regresar a casa, pero aparecerá de nuevo el grupo de neopunks caníbales y se verán inmersos en una carrera de coches muy bien montada y muy divertida, y quizás esto es lo que salva un poco la película.

Nota: 6/10

¿Te gustó el artículo? Compártelo en las redes sociales :)